Simplemente perfecto

Bueno, pues tuvimos la suerte de ser unos de los primeros que estuvimos en la casa. Lo primero decir que David y su familia son encantadores te ayudan en todo lo que pueden pero no son de esos caseros pesados al contrario te dejan toda la intimidad del mundo la casa es tuya durante esos días. En cuanto a la casa pues un paraíso, se puede disfrutar de un desayuno en el porche la zona de la piscina en verano desagradable desde por la mañana, y hay un montón de terreno para que los niños puedan jugar por allí de manera segura. Por las noches disfrutábamos de una barbacoa al aire libre y también de la piscina que se ilumina haciendo unas veladas maravillosas.
No dudaremos en volver ,un saludo a David y su familia.

Publicado en .